“Estoy deprimido o estoy deprimida”
Ana Regalado Psicología

Algo que nos ha afectado durante la mayor parte del año ha sido la pandemia debido al COVID-19 y la cuarentena que hemos tenido que tomar como medida de prevención al contagio. Tristemente junto con la cuarentena no solo ha llegado la prevención del contagio, si no también trastornos emocionales tales como la depresión y la ansiedad.


Del que vamos a hablar en este artículo es sobre “La depresión”. Todos hemos oído hablar en algún momento de este trastorno aún sin saber exactamente en qué consiste y gracias a la pandemia, el porcentaje de personas que llegan a padecer este trastorno ha aumentado. Por lo tanto: ¿Qué es la depresión? Comúnmente escuchamos frases como “estoy deprimido o estoy deprimida” para expresar un estado de tristeza leve o que dura relativamente poco tiempo.

La depresión es un poco más complicada que eso y puede derivarse en varios trastornos con síntomas diferentes, en este artículo hablaremos solamente lo que se conoce como Trastorno Depresivo Mayor, que se comprende por episodios agudos pero limitados de síntomas depresivos y se caracteriza por un periodo de dos semanas como mínimo de un estado de ánimo bajo que supera con mucho las emociones de ocasionales tristeza de la vida diaria.
¿Cómo saber si tengo depresión mayor? Como muchas enfermedades mentales y trastornos, la depresión se encuentra en el DSM-5 (algo así como la biblia para los psiquiatras y psicólogos) junto con una serie de síntomas que nos dicen cómo identificar si una persona padece de este trastorno, los cuales pueden ser los siguientes:
● Estado de ánimo irritable o bajo la mayoría de las veces.
● Dificultad para conciliar el sueño o exceso de este.
● Cambio grande del apetito. Puede ser aumento o pérdida de peso.
● Fatiga o pérdida de energía.
● Sentimientos de falta de valía o culpa inapropiada.
● Sentimientos de desesperanza o abandono.
● Pérdida de placer en actividades que suelen hacerlo feliz.
● Ideas recurrentes de muerte o suicidas.


Según el DSM si presenta 5 o más de esto síntomas, entonces es probable que padezca de depresión. Lo ideal sería acudir con un psiquiatra para un diagnóstico y tratamiento correcto, la terapia ayuda mucho para sentir apoyo de un tercero al que le puedes contar todos tus pensamientos sin sentirte juzgado y todos los psicólogos sabemos la importancia de la confidencialidad.

Lo que se cuenta el consultorio, se queda en el consultorio. Sin embargo, gracias a la cuarentena puede que acudir con un psiquiatra o un psicólogo no sea tan posible como uno quisiera. No teman, muchos de mis colegas y yo hemos optado por ofrecer nuestros servicios en línea, estoy segura que puede ser el mismo caso con un psiquiatra que puede dar un tratamiento médico adecuado. Pero no teman, hay ciertas actividades o acciones que puedes hacer para ayudar con un tratamiento y terapia. Una de ellas es activarse, uno de los síntomas de la depresión es la falta de energía, sé que cuando se está deprimido no se quiere hacer nada, pero es importante hacer cosas que te gusten, esto permitirá que tu mente no se centre en los pensamientos negativos, si no en otra cosa que es positiva.
Una técnica que usamos los psicólogos para tratar la depresión es identificar los pensamientos negativos (que normalmente son en automático) y sustituirlos por un pensamiento lógico, racional y positivo. Un ejemplo sería “Soy un estúpido” por “Que cometa errores no quiere decir que sea estúpido”. Una recomendación es apuntar en una libreta los pensamientos negativos y el pensamiento con el que lo sustituirías.
Establecer objetivos también puede ser beneficioso cuando se pasa por un estado depresivo mayor, como seres humanos necesitamos metas para sentirnos ilusionados y con un propósito. No tienen que ser metas grandes, puede ser algo como:

pasar más tiempo con mi familia, mejorar mi alimentación, aprender a dibujar, leer un libro nuevo, investigar un tema de interés, etc.
Y otras dos técnicas que se pueden hacer en casa son aprender a relajarse y a meditar. Una técnica que utilizo mucho es la respiración. Yo se que todos respiramos, pero establecer tiempos de respiración ayuda a que te sientas relajado. Mi técnica favorita se llama 4-16-8 y consiste en inhalar por 4 segundos, contener la respiración por 16 segundos y exhalar en 8. Al usar esta técnica nos podemos encontrar con que nos sentimos más relajados y tranquilos luego de una crisis.
Hacer esto si bien no puede curar la depresión, definitivamente puede ayudar a sobrellevar los síntomas hasta que se pueda recurrir a ayuda profesional o bien, complementar el tratamiento que recomiende el psiquiatra. Si conoces a alguien que está pasando por un episodio depresivo, lo mejor que puedes hacer es escuchar, no juzgar y estar ahí, palabras y frases como “aliviánate”, “ánimo”, “échale ganas” y “no estés triste” más que ayudar, pueden empeorar las cosas.
Una persona que padece de depresión por lo general no necesita que le digan eso y tampoco necesitan una explicación o un discurso motivacional; necesitan acompañamiento, así te quedes en silencio a su lado o abrazando a esta persona.
La depresión no es algo que se pueda superar por sí solo y sin ayuda, no hay nada de qué avergonzarse, es algo normal y de lo que se puede salir adelante. Si encuentras que padeces los síntomas ya mencionados, no dudes en buscar ayuda, todos necesitamos ayuda de vez en cuando.